RECIBE UN CUENTO, ROMANCE, NOTICIA O ARTÍCULO SOBRE NARRACIÓN Y TRADICIÓN ORAL SUSCRIBIÉNDOTE AQUÍ.
Please wait

Cuentos

EL LAÚD MARAVILLOSO

Alhambra

 

Escucha mientras lees "La Rosa de la Alhambra" de Eduardo Paniaguaspotify

La torre de las Infantas, residencia en otro tiem­po de las tres encantadoras princesas moras Zay­da, Zorayda y Zorahayda, estaba abandonada. Este abandono obedecía a que nadie se atrevía a habitarla, ya que, según se decía, la sombra de la joven Zorahayda, que murió en ella, se aparecía a la luz de la luna, junto a la fuente de la sala, tocan­do su laúd maravilloso.

Pero llegó un buen día en que una señora llama­da Fredegunda se fue a vivir a ella con su sobrina Jacinta, muchacha huérfana y muy bella, a la que se llamó «la Rosa de la Alhambra». Su tía no le permitía salir jamás de aquella torre y en ella se consumía su juventud. Cierto día que paseaba por la Alhambra Ruiz de Alarcón, el paje favorito de los Reyes, con el hal­cón preferido de la Reina, advirtió que el ave de presa, al ver un pájaro sobre un árbol, se lanzó en su persecución. El joven siguió al pájaro en su vuelo, hasta que lo vio posarse en la alta torre de las Infantas. Creyéndola deshabitada, se dirigió hacia ella e intentó buscar alguna portezuela por donde poder entrar.

Cuando lo estaba intentando, vio aparecer por una ventana un hermoso rostro de una muchacha, que desapareció en seguida. Esperó, para ver si podía verlo de nuevo, pero fue en vano; entonces se decidió a llamar a la puerta. Al poco tiempo apareció aquel rostro encantador en la ventana.

-¿Qué deseáis? -dijo.

-Quisiera subir a la torre para coger mi halcón, que está posado en lo más alto -contestó el paje.

-Perdonad, señor, que no os abra la puerta; mi tía me lo tiene prohibido.

Leer más...

LA DONCELLA GUERRERA

 

doncella guerrera

Para escuchar mientras lees spotify

 

 

En Sevilla a un sevillano
siete hijas le dio Dios,
todas siete fueron hembras
y ninguna fue varón.

A la más chiquita de ellas
le llevó la inclinación
de ir a servir a la guerra
vestidita de varón.

Al montar en el caballo
la espada se le cayó;
por decir, maldita sea,
dijo: maldita sea yo.

El Rey que la estaba oyendo,
de amores se cautivó,
—Madre los ojos de Marcos
son de hembra, no de varón.
—Convídala tú, hijo mío,
a los rios a nadar,
que si ella fuese hembra
no se querrá desnudar.

Leer más...

MARIQUILLA RIEPERLAS

 

 CENICIENTA

Para escuchar mientras lees... 

"La cenerentola". Rossini spotify

 

Cuentan que un pobre campesino se quedó viudo al nacer su única hija.

Ésta, a la que pusieron de nombre Mariquilla, resultó ser guapísima. La más guapa del pueblo, sin la menor duda. El hombre estaba con ella como Mateo con la guitarra, pues en su pobreza se aliviaba de ver aquella hermosura.

Enfrente de ellos vivía doña Patro, una ricachona gorda y con bigotes, que también se había quedado viuda. Tenía una hija de la misma edad que Mariquilla, pero más fea que Picio. Cada vez que Mariquilla pasaba por su puerta, la llamaba para darle alguna golosina, y le decía:

-¡Hay que ver cómo te tiene tu padre! Con lo linda que eres y con ese vestido tan viejo y esos zapatos tan rotos. A tu padre le convenía casarse.

Leer más...